lunes, junio 26, 2006

Menudo fin de semana...


26 de junio del 2006
Este pequeñajo que veis aquí, está vivo gracias a mis papás. Antes de contaros la historia de Piti (así le llamó mami), os explicaré la dichosa verbena de San Juan (que no sé aún que le encuentran de divertida, pero bueno).
Nunca os he contado que ODIO los petardos, hacen un ruido tan infernal que es oír uno y volverme loco a ladrar (bueno, también ladro si oigo a niños chillar, a los colegas que pasean por delante de casa, los silbidos, etc.es que me molestan una barbaridad), así que ya os podeis imaginar los gruñidos y gritos que he pegado estos días... Pos nada, llegó la "fantástica" noche del fuego y yo ya llevaba toda la tarde de un mosqueo que no veas (¡tanto estallido iba a acabar con mi! paciéncia), así que mami para tranquilizarme un poco, me distrajo dándome un frankfurt y a partir de ese momento, empezaron todos como a vigilarme...
El caso es que al cabo de un par de horitas,me empecé a notar algo rarillo y a escuchar los comentarios del tipo : "parece que ya le está haciendo efecto", yo no sé de que narices hablaban, pero el caso es que cada vez, me sentía más incapaz de coordinar mis patitas y la cabeza; en un par de ocasiones casi acabo de morros contra el suelo, era como si llevara una taja como un piano...Así que en cuanto mami se acostó, me acomodé en sus pies esperando que a la mañana siguiente estuviera mejor, ¿que me debió pasar?...
La historia de Piti empieza la tarde del sábado que mis papis vieron que estaba, encerrado dentro de una ventana con una reja delante y de la que no podía salir. Yo intente echarle una pata pero mami no me dejó (¿será porqué cuando veo un pájaro, me lanzo a la carrera a perseguirlo?, jeje creo que si...). Pero resulta, que por la noche fueron al cine (sin invitarme, claro) y al volver a casa, vieron que Piti seguia encerrado, así que sin pensarlo dos veces, empezaron a hacer mil inventos para sacarlo (es que a mami le daba mucha penita)¡ y lo consiguieron!. Lo llevaron a casa, le dieron de beber y como era "salvaje" no podia vivir enjaulado, así que sin tan siquiera dejarme que lo saludara (creo que mami no se fió un pelo de mi), lo dejaron al amparo de unas ramas donde se llena de colegas suyos todos los días.
Piti amigo, espero que seas feliz!.

3 comentarios:

Mistica dijo...

Piti se ve lindísimo...
Lo de los petardos....a Bug le sucede algo parecido: a él le dan terror y se pone a llorar y temblar, así que no nos queda otra que también darle una suculenta salchicha trucada!

Flor dijo...

Hola Dark! Muchas gracias por pasarte por mi blog y dejarme unas palabritas, ya veo que eres un perrito muy guapo y que tus papis te quieren con locura. mis mamis a veces también me disfrazan, mira que les gusta ponernos cosas encima eh? pero es que somos tan monos... ;)un lameton muy grande.
patitas.

Nano Frontera dijo...

qué bien, nada mejor que las especies estén juntas porque tienen un idioma común, no? y se comprenden..patita amigo guau guau